domingo, 18 de diciembre de 2011

El caracter: una carta de triunfo o de fracaso

¿Cuántas personas conocemos de las que nos gustaría estar siempre lejos? cuando alguien nos pregunta el porqué, generalmente decimos que no hay una buena química entre nosotros, porque es muy impulsivo, entiende que siempre tiene la razón y otros argumentos que podrían ser muy válidos, pero con la falta de empatía, estamos asumiendo que la persona en cuestión no tiene un carácter afable, que no escucha a los demás y que entiende que las relaciones son un juego, en que no siempre hay que salir ganando de toda discusión o conversación sobre un tema, quizás de naturaleza trivial.

Podríamos ir avanzando que el problema es de un carácter mal manejado. Como se da en un sentido, también se da en el otro, también a aquellos que les falta el carácter suficiente para enfrentar situaciones están en el camino del fracaso.

Hay una frase de Lucio Anneo Séneca,  muy interesante que al analizarla nos enseña mucho acerca del carácter y dice:

Se puede apreciar el carácter de todo hombres en la forma en que recibe la alabanza.

Cabría preguntarnos ¿qué es el carácter? alguien lo definió como:

La suma total meritoria de lo que posee un hombre después de haberlo ganado todo y lo único que le queda después de haberlo perdido todo. 

Podría parecer una expresión de arrogancia, pero es así, el carácter da poder. Por supuesto no nos referimos al poder aplastante, pero si a la firmeza en las decisiones. En su lecho de muerte J.P. Morgan, uno de los más grandes financistas de todos los tiempos, dijo: El carácter es el único indicador de un hombre, o la única regla con la cual puede ser medido en los negocios, por lo tanto los bienes materiales son de importancia secundaria.

Los muros del carácter que pueda construir una persona resistirán las embestidas más despiadadas que cualquier otra persona pueda dirigir contra él, por tanto el buen carácter es una cualidad absolutamente inconquistable. La reputación puede mancharse , pero el carácter no, ya que la reputación es lo que la gente pueden decir que una persona es, pero el carácter es lo que realmente es.

El carácter para una persona es tan importante que lo colocan por encima del talento, el genio, el dinero y las amistades, realmente no hay nada con que compararlo. Una persona puede ser poseedora de todas la cualidades citadas antes y ser un infeliz o un inútil y vivir o morir en la bancarrota espiritual si no tiene carácter. Esta importante cualidad  da un poder infinito que puede llevar a la gente a la inmortalidad, o sea que le permite trascender a través de los tiempos.

Lo invito a que haga una lista de las personas que conoce, que estoy seguro que son muchas, empezando por usted mismo y clasifíquelos por su carácter, de la siguiente manera:

- Carácter afable pero firme
- Carácter impulsivo
- Carácter débil, capaz de cambiar de un momento a otro la forma en la piensa acerca de algo
La elección en gran medida va a depender de nuestro carácter, por supuesto que si el suyo es dominante o impulsivo, le gustaría tener relaciones con alguien de carácter débil y así cada quien busca relacionarse con quien se sienta más comodo y pueda cumplir con sus planes y objetivos trazados en la vida.

Recuerde que un mal carácter, que además es mal manejado puede llevarlo al fracaso por talentoso que sea y un carácter débil o manejable también lo pueden llevar al fracaso, los caminos están ahí y su carácter también
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada