domingo, 18 de diciembre de 2011

El caracter: una carta de triunfo o de fracaso

¿Cuántas personas conocemos de las que nos gustaría estar siempre lejos? cuando alguien nos pregunta el porqué, generalmente decimos que no hay una buena química entre nosotros, porque es muy impulsivo, entiende que siempre tiene la razón y otros argumentos que podrían ser muy válidos, pero con la falta de empatía, estamos asumiendo que la persona en cuestión no tiene un carácter afable, que no escucha a los demás y que entiende que las relaciones son un juego, en que no siempre hay que salir ganando de toda discusión o conversación sobre un tema, quizás de naturaleza trivial.

Podríamos ir avanzando que el problema es de un carácter mal manejado. Como se da en un sentido, también se da en el otro, también a aquellos que les falta el carácter suficiente para enfrentar situaciones están en el camino del fracaso.

Hay una frase de Lucio Anneo Séneca,  muy interesante que al analizarla nos enseña mucho acerca del carácter y dice:

Se puede apreciar el carácter de todo hombres en la forma en que recibe la alabanza.

Cabría preguntarnos ¿qué es el carácter? alguien lo definió como:

La suma total meritoria de lo que posee un hombre después de haberlo ganado todo y lo único que le queda después de haberlo perdido todo. 

Podría parecer una expresión de arrogancia, pero es así, el carácter da poder. Por supuesto no nos referimos al poder aplastante, pero si a la firmeza en las decisiones. En su lecho de muerte J.P. Morgan, uno de los más grandes financistas de todos los tiempos, dijo: El carácter es el único indicador de un hombre, o la única regla con la cual puede ser medido en los negocios, por lo tanto los bienes materiales son de importancia secundaria.

Los muros del carácter que pueda construir una persona resistirán las embestidas más despiadadas que cualquier otra persona pueda dirigir contra él, por tanto el buen carácter es una cualidad absolutamente inconquistable. La reputación puede mancharse , pero el carácter no, ya que la reputación es lo que la gente pueden decir que una persona es, pero el carácter es lo que realmente es.

El carácter para una persona es tan importante que lo colocan por encima del talento, el genio, el dinero y las amistades, realmente no hay nada con que compararlo. Una persona puede ser poseedora de todas la cualidades citadas antes y ser un infeliz o un inútil y vivir o morir en la bancarrota espiritual si no tiene carácter. Esta importante cualidad  da un poder infinito que puede llevar a la gente a la inmortalidad, o sea que le permite trascender a través de los tiempos.

Lo invito a que haga una lista de las personas que conoce, que estoy seguro que son muchas, empezando por usted mismo y clasifíquelos por su carácter, de la siguiente manera:

- Carácter afable pero firme
- Carácter impulsivo
- Carácter débil, capaz de cambiar de un momento a otro la forma en la piensa acerca de algo
La elección en gran medida va a depender de nuestro carácter, por supuesto que si el suyo es dominante o impulsivo, le gustaría tener relaciones con alguien de carácter débil y así cada quien busca relacionarse con quien se sienta más comodo y pueda cumplir con sus planes y objetivos trazados en la vida.

Recuerde que un mal carácter, que además es mal manejado puede llevarlo al fracaso por talentoso que sea y un carácter débil o manejable también lo pueden llevar al fracaso, los caminos están ahí y su carácter también
   

domingo, 13 de noviembre de 2011

El respeto a nosotros aumenta la integridad

El respeto a nosotros mismos debería constituir el Norte de nuestro accionar en la vida, cuando tenemos claro tan importante valor, también respetamos a los demás. Esto se hace altamente necesario, especialmente en estos tiempos y particularmente en nuestro país donde el irrespeto ha ido ganando terreno y creo que es mucho lo que ha ganado.

Son muchos los factores que están influyendo para que estemos viviendo situaciones un tanto preocupantes, aunque los gobiernos tienen una alta responsabilidad en las situaciones que de manera global se presentan, o sea a la parte macroscópica del sistema, es sabido que el todo está compuesto de partes y esas partes somos cada uno haciendo de manera correcta  lo que nos corresponde en cada momento y circunstancia.

Por tanto hay que empezar por nosotros a cambiar cosas importantes, porque individualmente somos un ente microscópico de muy poca influencia cuando nos vemos sólos, pero cuando accionamos poniendo de manifiesto todo cuanto nos respetamos y nos queremos, lo cual también es una manifestación de respeto, aunque no lo percibimos, pero comenzamos a influir en los demás, no hay que olvidar lo que dice un bello proverbio, las palabras convencen, pero el ejemplo atrae.

Las tradiciones místicas orientales y también las occidentales nos enseñan que cuando nos respetamos a nosotros mismos, el honor personal y la integridad resplancen en nuestros ojos. No hay que decirle a nadie que usted se respeta a si mismo, toda su personalidad lo transmite.

La capacidad de soportar sufrimientos es una cuestión de honor espiritual que le permite asimilar en su sistema la energía de respeto que le transmiten otros. Empeñar su palabra y mantenerla, no sólo ante los demás, sino ante nosotros mismos, no es más que una extensión de esa energía.

Posiblemente las generaciones que nos precedieron le daban más crédito a su palabra y por eso hablaban de la palabra empeñada como un compromiso que no necesitaba de soportes legales, se hacían grandes negocios donde todo los compromisos eran a base de palabras, porque el respeto a sí mismo y la palabra tenía tanto peso específico que todo se desarrollaba y se cumplía sin la necesidad de firmas y testigos.

Definitivamente eran tiempos en que las personas, generalmente menos instruídas que las de ahora,  respetaban más los acuerdos y se daban claras demostraciones de  integridad.

Creo que cada uno debe escribir un código de honor para su vida, por el cual se rija y de seguro será un ciudadano diferente.

domingo, 23 de octubre de 2011

Los conflictos generacionales

Este podría parecer un título muy gastado por lo trabajado que ha sido a lo largo de los tiempos, sin embargo cada día tenemos que enfrentar nuevos retos porque cada veinte o veinticinco años tenemos una nueva generación. Es algo tan fácil de entender que una persona que hoy tenga setenta y cinco años ha visto tres generaciones y ha tenido que convivir con ellas, tratar con ellas y ver cambios importantes que han sucedido a lo largo de esos periodos.

Por eso no es raro ecuchar muchas personas decir que los tiempos pasados son tiempos deseados o que los tiempos pasados fueron mejores, no hay nada más falso que tener esa concepción del tiempo y de las generaciones más jóvenes con las que tenemos que tratar.

Cuando vivimos el tiempo presente, lo que implica no atadura con el pasado, descubrimos que cada generación tiene su encanto. Recuerdo toda las cosas que nos decían las generaciones que nos antecedieron, generación que no tuvo luz eléctrica en su mayoría y que bailó en piso de tierra, sólo para citar dos ejemplos,

Cada generación está llamada a jugar su papel, mi generación en los paises desarrollados ha sido la creadora de la gran revolución tecnológica que vive el mundo, pero también fue la que puso los muertos en la Segunda Guerra Mundial y en la Guerra de Vietnan, generalmente mandada por la generación anterior.

Creó expresiones musicales que han pasado a formar parte de la cultura, para muestra ahí están los Beatles, la celebración con júbilo de la llegada de la Constelación de Acuario, augurando cosas buenas para el mundo; basta que con se recuerde el musical de Broadway, Hair y el movimiento Hippie, que aunque tuvo sus desviaciones, uno de sus grandes aportes fue promover la paz y no la guerra que estaba siendo aupada por la generación anterior.

En mi generación está los grandes abanderados de las luchas políticas para enfrentar los dictadores, donde nuevamente esa generación volvió a poner los muertos, tomó partido en los momentos momentos más difíciles de la Guerra Fría, donde volvió a poner los muertos y así podríamos poner una lista interminable de ejemplos de una generación que fue ácidamente criticada por la anterior; recuerdo que en la secundaria tenía un profesor que decía: ustedes son como la tambora que suenan mucho y no tienen nada adentro.

La generación que nació después de los años ochenta es también una generación diferente, nació con la tecnolgía, habla de cosas diferentes, piensa y siente diferente, para sorpresa de las generaciones que le han antecedido dicen los neurocientistas, que han logrado desarrollar los dos lóbulos cerebrales por lo que pueden realizar diferentes tareas a la vez.

Hablo por mi generación, deseo que  eso sea totalmente cierto para que no se caigan las defensas que hago a esa generación, que es usuaria de las nuevas tecnologías, por lo que se les llama los nativos tecnológicos.

Son dueños de destrezas que nosotros no tenemos, fueron educados mirando la pantalla de un monitor y conectados al internet, donde pueden ver los grandes acontecimientos que ocurren en el mundo en tiempo real; nosotros en esa misma pantalla nos indican lo que debemos hacer y tenemos que pedir auxilio.

Han sido creadores de muchas expresiones musicales, que a mí particurmente muchas de ellas no me atraen, pero hay que reconecer que son expresiones culturales, la crítica es el proyectil que disparan los que no pueden innovar. 

Guardando la distancia, veamos el siguiente ejemplo: fueron muchos los que criticaron el concierto de Tchaikovski  para piano por las innovaciones que introdujo en la técnica de ejecución, especialmente en el cruce de las manos; hoy se le tiene como una de las grandes joyas de la buena música, si no se hubiera atrevido a innovar el mundo jamás hubiera podido disfrutar de tan exquisita obra musical.

Para conformar a los críticos de estas generaciones con las que tenemos que convivir, tratar y trabajar, somo nosotros los que tenemos que modificar muchas cosas y hacer de guía donde se nos permita y esperar que ellos entren en producción y conocer lo que han hecho bajo nuestra guía y por la concepción que tienen de la sociedad, pero son muchas las cosas que han cambiado de las que esa generación no es responsable, tenemos muchos hogares disfuncionles, madre solteras criando sus hijos, los cuales pasan la mayoría del tiempo solos, más libertad, a veces sin límites.

Para información de aquellos que creen que esas críticas son propias de estos tiempos, uno de los grandes pensadores de todos los tiempos, nos referimos al gran filosófo Platón, se quejaba de la generación de los jóvenes de su tiempo y le lanzaba duras críticas, definidas esas de las que llamamos las constantes de los tiempos. Reconcíliese con esta generación y sea feliz.



domingo, 16 de octubre de 2011

No hay premios ni castigos, sólo hay consecuencias

La gran mayoría de las personas viven en función de un premio, aún en nuestra niñez cualquier buena acción o comportamiento recibía una gratificación y cualquier mala acción recibía un castigo, que unas veces eran físicos y otras veces era de carácter psicológico. Para esa época la mayoría eran de naturaleza corporal,  así se manejaban las diferentes situaciones en el entorno en que nos desenvolvíamos. Sin embargo las cosas han cambiado y creo por la consecuencia de lo que hacemos o lo que nos pasa recibimos más premios que castigos, con esto no quiero decir que mi tiempo fue mejor, simplemente este tiempo es diferente y esta generación es diferente, diría bastante diferente a la nuestra.

Aun tratándose de una generación muy joven ha sido digna de estudio y de análisis muy profundo acerca de su comportamiento, estilo de vida y la forma de manejarse en el medio y no puede ser de otra manera, es la generación que nació con la tecnología, posiblemente junto con el biberón recibió al Super Mario como video juego y otros juegos que se apoyaban en la tecnología, muchos provienen de hogares disfuncionales, de madres solteras, las cuales tienen que trabajar muy duro, conviertiéndose en verdaderas heroínas de la familia.

Aun es muy temprano para determinar las consecuencias de ese nuevo estilo de vida que se está imponiendo y que definitivamente constituirá el relevo generacional. A esta generación es que se le ha dado en llamar los nativos digitales en contraposición con la nuestra que somos los inmigrantes digitales. Están por verse las consecuencias de estos cambios tan drásticos que estamos experimentando y que tenemos que adaptarnos rápidamente, especialmente los que trabajamos con jóvenes en las escuelas y universidades.

El problema tiene consecuencias aun mayores porque los generadores de las nuevas tecnologías que están cambiando el mundo no ha sido producida por los nativos digitales, sino más bien por los inmigrantes digitales e impuesta mediante novedosas campañas de mercadeo a los nativos digitales, hay unas consecuencias que no podemos medir y no sabremos a quien premiar y a quien castigar en el futuro.

Hoy la Generación X a la que pertenezco se queja de los jóvenes de esta época, pero  la mayoría de los dispositivos tecnológicos que hemos puesto en los manos de los jóvenes y que están cambiando gradualmente la sociedad son frutos del esfuerzo científico de generaciones anteriores, claro está que los fabricantes de productos tecnológicos no están para medir consecuencias, sino para hacer dinero, lo que hará muy difícil poder castigar a alguien cuando un producto cause algún daño a largo plazo.

Consecuencias positivas, de acuerdo con los investigadores en el campo de la neurociencia está generación está mejor preparada  para hacer varias cosas a la vez, por eso los vemos escuchando música, chateando frente a una computadora con varias personas a la vez, con un libro abierto, no sabemos si están estudiando, pero al menos tienen un libro, viven en función de lo inmediato y  les gusta ser retribuídos por cualquier cosa que hagan, podemos seguir citando cualidades de la Generación Y; ese gran conglomerado social ha conseguido un mejor desarrollo de sus dos hemiferios cerebrales que la generación que le ha precedido.

Sería una temeridad de mi parte desafiar los resultados de investigaciones muy serias con respecto al comportamiento de esa generación, pero no dejo de preocuparme por las cosas que vivo a diario en las aulas universitarias, esperemos que sus consecuencias sean un premio para la sociedad y para ellos mismos, porque será difícil encontrar culpables y poder pedirles cuenta cuando se descubra que las cosas han salido mal.     

martes, 4 de octubre de 2011

El poder y sus aristas

Acerca del poder se puede escribir un tratado, como en efecto los hay, porque es algo tan inherente al ser humano que ha sido tema de grandes debates, no sólo por su significado, sino también por su uso y abuso. Veamos algunas frases acerca del poder, de autores desconocidos, pero son muy significativas y nos dicen como algunos pensadores ven el poder y al que lo ostenta:

1. El mal uso del poder tiende a envilecer al individuo

2. Donde hay exceso de poder, no hay espacio para la justicia

3. A mayor poder externo, menor poder interno

4. El poder radica en uno mismo, la dificultad está en saber encontrarlo

5. El poder está en creer que se puede hacer posible lo imposible

6. El poder mal usado es la llave que abre más puertas podridas

7. El ser supremo es el único que tiene el poder de hacerte feliz

Recuerdo que en mi adolescencia conversando con alguien de mucha experiencia se me ocurrió decir que una persona que era tema de nuestra conversación me lucía muy buena y la respuesta de mi interlocutor fue dale una arma, dinero y poder y si aun así continua siendo buena, es realmente buena.

El tiempo le ha dado la razón, por eso la primera de las frases de la lista lo revela todo, tengo experiencias que me han tocado muy de cerca y otras no me han tocado pero el tiempo se ha encargado de mostrarnos que todo es transitorio, que finalmente todo pasa y todas las aguas vuelven a sus cauces.

¿Qué hemos traído cuando llegamos a este mundo? Aún los hijos de millonarios, reyes y príncipes vienen con las manos vacías y así se irán de este mundo, acumulan un poder transitorio, una fortuna transitoria y por supuesto unos bienes materiales prestados, porque al salir de este plano hay que dejarlos, aún aquellos que optan por la cremación se llevan menos y salen de este plano más purificados de acuerdo con las culturas antiguas que mantienen esas costumbres.

Hay una frase que la escuchaba mucho en mi niñez que decía: el que nada tiene, nada vale. No sabemos a qué ser humano cargado de frustración y de desconfianza en sí mismo se le ocurrió algo de tanta pobreza espiritual y de tan poco coraje, la misma reconoce que el poder es para los que más dinero y bienes materiales poseen; craso error.

El poder está en cada uno de nosotros, esa es la gran batalla que tenemos que librar, porque ese poder será permanente y todo lo bueno que pueda hacer por los demás te permitirá trascender, hay que pensar por un momento cuántas personas hemos conocido que tuvieron un poder casi absoluto y hoy son parte del vertedero de la historia que ni sus familias cercanas lo recuerdan y le rinden homenaje como el que tuvo el poder y lo usó para hacer el bien a los demás.

El poder es para bien usarlo, bien servir y trascender

domingo, 25 de septiembre de 2011

Los positivos somos más, pero no anunciamos nuestros logros

Este es un título que obedece a la creencia de muchas personas, y me inscribo en ese grupo, veamos algunos ejemplos:

1. En un salón de clases generalmente los más ruidosos e indisciplinados son los que peores notas obtienen y por supuesto son los que al final del curso quedan con las peores calificaciones.

2. En el escenario político, los que más ofrecen y los que menos cumplen son aquellos que quieren estar en los medios de comunicación todos los días
haciendo ruido, terminan pareciéndose a uno de los instrumentos de nuestra música típica, suenan mucho pero no tienen nada en su interior.

3.En la vida religiosa el comportamiento es similar, mucho ruido y poca fe y así podríamos poner muchos ejemplos del ruido que hacen los que no pueden aportar nada.

¿Qué debería hacerse para cambiar esa situación? lamentablemente los positivos parecen enemigos de dar a conocer sus valores y realizaciones. Claro está que se ha establecido un paradigma, el cual hay que romper de que las noticias positivas no venden, pero eso creo que es propio del morbo periodístico que no hay dudas que se ido influenciando en mucha personas que se dejan arrastrar por el que menos tiene que decir, y por supuesto del que menos tiene que aportar a la construcción de una mejor sociedad.

El silencioso y positivo se deja dominar por el parecer y no por el SER.
En mi vida escolar leía los poemas del poeta mejicano Amado Nervo y recuerdo una frase de un poema que decía: No discuto mi honradez, con el silencio la impongo, lamentablemente estamos viviendo otros tiempos, creo que los honrados somos muchos más, pero todo parece indicarnos que tendremos que romper el silencio y salir a predicar las realizaciones y las buenas acciones, quizás por cada uno que haga ruido hay cien que tienen cosas positivas que decir pero se dejan avasallar por el ruido de la tambora, olvidándose de que no hay nada en su interior.

Sabemos que la sabiduría es silenciosa y la ignoracia es ruidosa, pero mientras más tiempo pasamos callados sin que los demás sepan que cosas positivas hemos realizado o ayudado a realizar, más terreno gana el ruido, ese paradigma hay que romperlo, el ruido y la vocinglería se han convertido en guías de la sociedad en conductores de masas y en creadores de una cuestionable conciencia.

No tengo dudas de quienes se han beneficiado de ese tipo de comportamiento porque lo fomentan y lo pagan muy bien, bastaría que escuchara algunos programas interactivos, especialmente de radio, cuando abren sus micrófonos al público, ahí se pone de manifiesto la presencia del ruido y la ausencia de la nueces.

Hablen los positivos
Hablen los que tengan realizaciones
Hablen los que tengan nueces

domingo, 18 de septiembre de 2011

La esperanza mantiene

Podría parecer poco original usar como título un refrán tan conocido como ese, pero el mismo encierra tanta sabiduría que no hay ninguna razón para que no sea utilizado y ver la riqueza y enseñanza que nos deja.

Hay una frase muy hermosa y llena de sabiduría del escritor italiano, Giovanni Papini que dice: Todo ser humano vive por lo que espera.

Esa es otra forma no refranera de decir lo mismo, veamos porque la esperanza mantiene:

1. El que pide amor, espera ser correspondido
2. El que pide trabajo, espera conseguirlo
3. El que no tiene salud, espera recuperarla
4. El que inicia una carrera universitaria, espera graduarse
5. El que hace una inversión, espera tener ganacias

Así podríamos confeccionar una lista interminable de cosas que necesitamos en la vida y que todas ellas descansan en la esperanza.
Tener esperanza nos energiza, nos da la motivación necesaria para seguir adelante con los proyectos emprendidos, en definitiva no hay ningún logro importante en la vida que sea alcanzado sin una carga de esperanza puesta en él.

Todo el que tiene hijos también tiene la esperanza de que sean personas de bien, que sean correctas y que vivan de acuerdo con los principios básicos que norman la sana convivencia y el bienestar colectivo, he ahí una carga de esperanza para una mejor sociedad.

Frente a un problema de salud, hacemos dos encomiendas, primero ponemos nuestra esperanza en el Ser Supremo y luego le pedimos  a ese Ser que todo lo puede para que ilumine al médico y encuentre el camino para solucionar nuestro problema. Ahí está la esperanza, por eso nos mantenmos a base de esperar, por un lado de nosotros mismos y por otro de los demás.

Las doce uvas el 31 de diciembre son un vivo ejemplo de esperanza, para alcanzar algo, cosas pendientes de realizar, que en la mayoría de los casos dependen de nosotros, pero todo aquello que depende de nuestra voluntad se hace más difícil de alcanzar que aquello que depende de otros, para poner la esperanza en nosotros hay que doblegar ese poder interior que muchas veces se opone a que alcancemos metas y el principal matador de esperanza está en nuestro interior, no proviene del  vecino, el amigo o del familiar.

Hay un principio socrático que dice: Es un acto de valor vencer un ejército, pero más valor tiene el que se ha vencido así mismo para alcanzar lo que buscaba.   

Siembra esperanza en tu vida para que te mantengas cargado de energía y enfocado en tus metas u objetivos.

martes, 13 de septiembre de 2011

No hay fracasos, hay lecciones que aprender

Es muy común escuchar a la gente decir que en tal o cual hecho fracasé, por ejemplo en el amor, los negocios, al cambiar de trabajo. ¿Qué significa haber fracasado?, haber perdido dinero en un negocio, no haber conseguido el trabajo en el lugar que soñaste, no haber encontrado la pareja que idealizaste, no haber seleccionado la carrera adecuada, en caso que se trate de asuntos académicos.

Son muchos los ejemplos que podemos citar, los cuales podrían ser etiquetados como fracasos, sin embargo sino hubieran ocurrido en nuestras vidas, seríamos adultos, porque el calendario seguiría avanzando, pero con la mentalidad de un niño, tampoco podríamos exhibir evolución mental, ni emocional.

He aquí el fragmento de una bella historia:

Se cuenta que Dios le encomendó a un señor que era muy flaco y debilucho que durante un año tenía que empujar una roca diariamente durante  media hora. Habiéndose cumplido el plazo, Dios le pidió cuentas del trabajo realizado y el señor le repondió: mi Dios he fracasado, cumplí con tu misión y no logré empujar la roca ni un centímetro, Dios le respondió: sabía  que no la empujarías, pero fíjate como está tu cuerpo ahora y la musculatura que has desarrollado, ahora pareces un verdadero hombre que está listo para formar una familia.

Soy de los que cree firmemente que los problemas son la materia de la vida, a esa materia prima hay que agregarle lo que llamamos fracasos, que no son tales, sino lecciones de las cuales tenemos que aprender para seguir aprobando las asignaturas de la vida, que finalmente es lo que nos llevará a la plenitud de una existencia feliz. Como se afirma, no importa cuantas veces te caigas, lo que importa cuantas veces te levantes.

La lección que aprendí para siempre llegó a mi vida cuando era un adolescente, estuve estudiando música, la trompeta era mi instrumento, la amaba, quizás fue mi primer gran amor, también me convertí en seguidor del famoso trompetista mejicano, Rafael Méndez. Soñaba con llegar a ser como él y que mi trompeta sonara como la de él, pero la vida nos hace algunas jugadas que no entendemos y mucho menos a esas edades que creemos que el mundo no existiría sin nosotros, simplemente la vida es como es.

Mi entusiasmo por la música era tan grande que descuidé la escuela y el desastre no se hizo esperar, tuve que repetir un curso y me separaron de la academia de música, con la inmadurez de un adolescente juré que nunca má me reprobaría en un curso y así fue a todo lo largo de mis estudios a nivel escolar y universitarios. He ahi un ejemplo de una lección aprendida. No llegué a ser el músico que soñé, pero quedó sembrada en mi vida la semilla de la música, traducida en un buen gusto por la música de calidad,  una amplia cultura musical y siempre mateniendo la esperanza viva de que esa semilla germinará. En definitiva, no hubo fracasos, hubo buenas lecciones aprendidas para la vida.  

sábado, 3 de septiembre de 2011

La edad: Una interacción mente - cuerpo

Se ha discutido mucho acerca de la edad y por supuesto también se ha escrito mucho con relación al tema. Si nos atenemos a la edad indicada por el calendario, no es mucho lo que hay hablar o escribir. El problema está que son muchas las personas jóvenes de acuerdo al calendario, que paracen muertos, sin ilusión, sin planes, sin ganas de vivir o como decía mi madre, sin sangre en las venas, donde los sueños, metas u objetivos no forman parte de su plataforma de vida.

Este prototipo de persona, que dicho sea de paso hay muchos en el mundo, son dignos de un estudio profundo, estos contrastan con personas, por ejemplo, de la llamada tercera edad que aún hacen planes como si tuvieran empezando a vivir su estado adulto cada día y queriendo cambiar el mundo.

En ninguno de los dos casos consideramos que el problema es el dinero, porque definitivamente, son muchas las cosas importantes que se hacen en la vida con la ausencia total del signo monetario. El problema es de actitud; por ejemplo Arthur Rubinstein interpretaba a Chopin como nadie a los 95 años y las más importantes obras musicales de Peter I. Tchaikovski fueron compuestas después de los 60 años de edad, sólo para poner dos ejemplos. Sería muy buen ejercicio buscar logros importantes alcanzados por personas que en ese momento habían sobrepasado los 65 años.

Comienzas a envejecer cuando decides parar de aprender y ese es uno de los argumentos que podrían esgrimirse para aquellos que entienden que su proceso de aprendizaje terminó cuando alcanzaron un nivel educativo, no importa cual haya sido. Nuestros deseos e inquietudes deben nacer con nosotros y morir con nosotros.

Para algunas personas su trabajo ha sido tan trascendente que otros deciden continuarlos, sabemos que son mentes privilegiadas, pero no hay que parar, independientemente de quien se trate, siempre habrá algo nuevo que hacer, algo nuevo que aprender y algo de lo aprendido que enseñar.

Algunos analistas del problema relacionan esa especie de congelamiento de la mente para abordar cosas nuevas a la solución de sus problemas básicos y a no ver la vida más allá de donde su vista puede alcanzar, consideran que la riqueza y el bienestar general son para otros seres, porque en su árbol familiar no hubo nadie que se atreviera a nada, estan condicionados a ese paradigma y no se atreven a romperlo, siguen verdaderamente atados a sus cadenas mentales, como la famosa anécdota del elefante que cuando era muy joven se le amarrá de una estaca y llegó a adulto y no se atrevía a moverse porque creía que estaba atado y no era posible liberarase de una pequeña cuerda la cual podía arrancar sin hacer ningún esfuerzo.

Cuántas personas no se atreven a innovar algunos aspectos de su vida, por puros frenos mentales, esos frenos son los que marcan los verdaderos signos de envejecimiento, no hay dudas que el calendario es importante, pero no es lo más importante. El tiempo podrá envejecer la carne, podrá arrugar nuestra piel pero nunca jamás podra envejecer nuestra mente.

En el deporte, está la famosa frase mente sana y cuerpo sano, podemos con toda propiedad decir: Mente innovadora y cuerpo joven. Este debería constituir un principio general para la vida de todos los seres humanos, cuando nos innovamos, rejuvenecemos y es como si nacieramos todos los días.

domingo, 21 de agosto de 2011

De seres espirituales a máquinas del tiempo

¿Por qué correr tanto sino podremos cargar con todos los bienes adquiridos?

¿Por qué tanta sed de poder si cuando nos despidamos de este plano no podremos gobernar nada ni a nadie? Son muchas las preguntas que podemos formular acerca de cómo nos estamos manejando con el tiempo que nos ha tocado vivir, al cual muchos llaman dictador porque controla nuestro quehacer y nos impone sus reglas, sin embargo los verdaderos dictadores somos lo que queremos controlar algo que no hemos creado y no nos pertenece.

Con la vida acelerada que llevamos, nos da la impresión que ha habido una contracción del tiempo, que se nos está acabando y que debemos movernos a la velocidad de la luz. Hemos relativizado el tiempo como en la paradoja de los gemelos.

Las instituciones donde laboramos quieren las cosas para ayer y después de entregadas las guardan y muchas veces pasan a formar parte de un archivo muerto o simplemente no sabemos que se hizo con ellas y se solicitó a toda prisa.

Son muchas las personas que reclaman lo reducido que le resulta el tiempo laboral, ¿por qué tanto para otro y tan poco tiempo para nosotros?. No alcanzamos a disfrutar el tiempo de un merecido descanso o unas vacaciones y cuando esto se hace muchas veces se llega tener cargos de conciencia por haber Abusado del Tiempo.

Somos seres espirituales, no máquinas de producción, podríamos formular algunas preguntas, que dependiendo de su respuesta podrá clasificarte, si mantienes la esencia de un ser espiritual o te comportas como una máquina del tiempo, hacedora de dinero y fabricante de estrés de la mejor calidad por la cantidad de enfermedades que podría producir. Veamos algunas preguntas:

1. ¿Cuánto tiempo del día dedicas a la meditación o relajación?

2. ¿Cuánto tiempo dedicas hacer algún tipo de ejercicio físico?

3. ¿Algunos minutos del día lo dedicas al Señor nuestro Dios o algún Ser divino cuyo contacto diario te ayude a fortalecerte espiritualmente?

4. ¿Por lo menos dedicsa un mínimo de 15 minutos diario para leer algo que te fortalezca espiritualmente o te ayude a mejorar tu actitud?

5. ¿Quién tiene el control de tu agenda?

6. Cuando estás reunido con tu familia, ¿te atreverías a tener el celular apagado?

Nadie sabe el tiempo que le va tocar vivir en este plano, y del otro o de los otros no tenemos muchas informaciones, lo mejor es que vivamos tratando de mantener el control sobre los asuntos de más trascendencia en nuestra vida, que es lo que hace un ser espiritual, valorar lo interior por encima de lo exterior y el Ser por encima del Parecer.

domingo, 7 de agosto de 2011

Luz, más luz



Se afirma que esta frase fueron las últimas palabras pronunciadas por el ilustre poeta Goethe, la hemos tomado como título de este trabajo por el significado tan profundo y con ella aceptamos que el Ser Humano es un ser de luz; sabemos que para muchos resulta difícil de aceptar, pero es así.


Posiblemente la forma en que vivimos no nos deja ver la luz que tenemos dentro, pero definitivamente el Ser Supremo nos hizo como seres iluminados, sólo que a través de un largo viaje hacia nuestro interior es que podemos encontrar esa luz y más luz.


También tenemos una voz interior que nos guía, pero nuestro propio ruido y el que produce el entorno donde nos desenvolvemos no nos deja escucharla cuando nos quiere guiar por el mejor de los senderos.


Porqué tantas personas afirman que se sienten vacías, ¿acaso somos un recipiente que nos pusieron en este mundo para que nos llenaran?, nuestra gran y hermosa tarea consiste en descubrir todo cuanto tenemos dentro y ayudar a otros a que lo descubran, si ese es su deseo, porque el deseo de cambiar es personal; no en vano Aristóteles escribió:


Para mí el gran vencedor no es el vence un ejército enemigo, sino el que se conquista a sí mismo venciendo sus propios miedos para alcanzar sus deseos.


Vencer los miedos para alcanzar tus sueños, deseos o metas, se logra cuando descubres tu luz interior, lo que también conduce a descubrir el líder que hay dentro de cada uno de nosotros, pero muchas veces por esa programación que nos introdujeron desde muy temprano, la cual se ha convertido en el gran obstáculo para cambiar nuestra actitud ante la vida, tantas personas ven la parte vacía del vaso y no la parte llena.


El que ve la parte vacía del vaso tiende alcanzar logros muchas veces usando artimañas, porque ha vivido en la oscuridad y es ambicioso por naturaleza, generalmente no se detiene frente al menor quebrantamiento de la ética.


El que trabaja en su propio desarrollo, buscando la luz y el líder que hay dentro de él o de ella, definitivamente está mejor plantado en la vida y no tiene la necesidad de abrir caminos para andar, porque ellos se le abren solos, frente a cualquier problema, aparecen soluciones las cuales con esa claridad mental que produce el largo viaje hacia nuestro interior permite escoger la mejor de ellas, porque viene acompañada de su propia luz, sin tener la necesidad de pedírsela a nadie.


Concluimos citando a nuestro Maestro El Swami Gurú Devanand Saraswati Ji Maharaj, cuando dijo:


Los títulos caen encendidos por el fuego de la luz divina que llevamos dentro. Somos seres iluminados, vamos a descubrir esa poderosa luz interior.

domingo, 31 de julio de 2011

viernes, 8 de julio de 2011

Misión e ideal de vida



Si hiciéramos la pregunta de cuál es nuestra misión en la vida y por supuesto el ideal de vida que nos puede guiar a cumplir con esa misión, es muy probable que las respuestas serían ambiguas, llenas de dudas y posiblemente muchas personas no sepan responder porque eso no lo tienen muy claro. Esos deberían constituirse en los primeros pasos que hay que dar cuando entramos a la etapa de la vida conocida como uso de razón, expresión muy utilizada por la gran mayoría de la gente.


Si lográramos definir nuestra misión en la vida, definitivamente estaríamos mejor posicionados en este plano que nos ha tocado vivir. Son muchas las personas que hacen carreras universitarias donde adquieren una sólida formación académica y no saben lo que quieren en la vida, atreviéndose a pregonar que se sienten vacíos en la vida como si se tratara de un recipiente que hay que llenar, llegan a una edad madura y aún exhiben los mismos comportamientos, los que de alguna manera son un reflejo de que hubo muy poco aprendizaje, tomaron el examen y no pasaron la lección.


Nuestro interior está lleno de luz y energía, es un organismo de naturaleza espiritual con profundas bases científicas sustentadas por la mecánica cuántica, pero hay que estar dispuesto a viajar a las profundidas de nuestro interior para poder hacer uso de esa luz y energía y definir nuestra misión y nuestro ideal en la vida.


Cómo definir nuestra misión y nuestro ideal de vida, sabemos que no es tan fácil, pero tomemos como referencia la misión de algunas de las grandes figuras espirituales de la humanidad, las cuales son verdaderos guías de la mayoría de los seres humanos que habitamos el planeta Tierra, veamos su misión principal.


Abraham, mensajero de las leyes morales


Chankaracharya, mensajero del poder de la pureza física y espiritual


Budha, mensajero de la no violencia, el desapego y vivir sin el sufrimiento que esas cosas producen


Jesús, mensajero de la paz, el amor y el perdón


Mahoma, mensajero de la Unidad o del Uno.


Estos constituyen verdaderos ejemplos de lo que es una misión en la vida, sabemos que hay otras figuras importantes, pero en su mayoría son seguidores de ellos a través de los siglos. Estos ejemplos pueden ayudarnos a definir cuél es nuestra misión en la vida.


Si la misión en la vida de una persona es tener éxito y ser millonario, que jamás utilice la expresión conseguirlo a cualquier precio, porque cuando ese éxito profesional o riqueza material va acompañdo de valores, bienvenido sea ese bienestar o desarrollo profesional.


Hay que buscar inspiración en esos mensajeros, cual que sea para que nos ayuden a definir cuál es esa misión y ese ideal de vida para que nos recuerden como personas que trabajamos apegados a un ideal en nuestra vida y que cumplimos con nuestra misión.


sábado, 4 de junio de 2011

¿Dónde están tus posesiones?



La respuesta a la pregunta con la que iniciamos este trabajo para mucha gente es muy obvia y lo más probable sería que respondieran que sus posesiones la constituyen vehículo, vivenda, enseres del hogar y mil cosas más, por eso decimos que si obvia ha sido la pregunta, más obvia es la respuesta, de acuerdo con la forma que se nos ha educado, pero no son esas posesiones a las que nos estamos refiriendo, las cuales no son medibles mediante la utilización de métodos cuantitativos, ellas no forman parte de la ambición, sino de la aspiración del ser humano.


Entonces cabría preguntar, ¿cuáles son esas posesiones que no son de naturaleza cuantitativa, o sea de la área del tener. Estas están dentro del dominio del ser, veamos a cuáles nos estamos referiendo.


Estas posesiones son innatas del Alma humana, de ellas citamos: la paz, el amor, la verdad, la felicidad y la fortaleza. Estos atributos están siempre en nosotros y nunca nos abandonan y son tan eternos como el Alma misma, sin embargo perdemos conciencia de su presencia interior cuando caemos en el hechizo de que somos lo que vemos en el espejo, esto es la forma física que proyectamos en el espejo, lo que hacemos, esto se refiere a nuestra ocupación o profesión, el lugar del que venimos, nacionalidad, raza, color, orígen social y otras tantas. Hoy con los avances de la cirugía plástica y los milagros del bisturí, son muchas las mujeres que exhiben como posesiones importantes su escultural y cicatrizada figura.


Cuando nuestro sentido del yo se basa en algunas de estas características, vivimos en un perpetuo y a veces sutil temor, porque todas ellas cambian o pueden verse amenazadas, dado que van y vienen y no podemos controlarlas y allí donde hay miedo no puede haber paz, amor y satisfacción. Por eso la identificación con nuestro cuerpo y con todas las cosas materiales que con él se relacionan, se han constituido en la raíz de todos nuestros temores, uno de los orígenes principales del estrés y todas las formas de tensión que van dañando nuestro cuerpo, generando una pesada carga de conflicto, muchas veces insoportable.


El deseo de tener posesiones materiales en forma desmedida lleva al ser humano a convertirse en personas ambiciosas, eso es correr tras lo que ve y cuando se logra obtener, entonces se dan cuenta que quieren más de lo mismo, porque eso no llenó sus expectativas y si se logra felicidad con ello es algo muy efímero. En cambio cuando las posesiones están basadas en la paz, el amor y la felicidad, terminan disfrutando más de esas posesiones materiales que la vida puso en su camino. Queremos dejar claro que no está mal tener posesiones, lo malo sería colocarlas por encima de los valores que deberían ser fundamento de nuestra existencia.


Si queremos ser seres humanos cargados de paz y amor debemos cuidarnos de que no sea el afán de lucro y la acumulación de posesiones lo que nos permita que el fundamento de nuestra vida sean los valores y no esas posesiones materiales, las cuales cuando iniciemas el largo viaje no podremos cargar con ellas, pero dejaremos huellas indelebles con la paz y el amor que supimos repartir a los demás y nuestra lucha permanente por un ideal de vida basado en esos valores.

viernes, 20 de mayo de 2011

Los verbos en acción, transitar del ser al parecer: segunda parte



Comprender el verdadero significado de los verbos nos llevan a introducir cambios importantes en nuestra vida. Esta comprensión implica la internalización de su significado. Alguien podría decir que no necesita cambios en su vida, pero todos tenemos que cambiar cosas que no nos gustan o que molestan a personas con las que tenemos que compartir de manera casi obligada, sea esto por razones de pareja, por razones de trabajo o por alguna otra.



Cuando nos preocupamos más por el parecer que por el ser, definitivamente tenemos urgencia en introducir cambios importantes, porque el parecer causa más molestias o incomodidad a los demás que vivir la esencia de nuestro ser, que debe constituirse en lo primordial en nuestra vida.


Cambiar es una decisión difícil, especialmente si entendemos que son los demás los que deben entendernos o que los demás son los que tienen problemas, hay cuestiones de ese tipo que forman parte de los patrones con los que nos educaron por lo que cualquier cambio de hábito, costumbre o patrón de conducta se hace difícil.


Esos hábitos o patrones han echado raíces tan profundas en nosotros que muchas veces pasan de una generación a otra, llevando mensajes negativos. He ahí un ejemplo de como algunos patrones culturales transitan durante siglos, dejando profundas huellas en nosotros, muchas de ellas difíciles de erradicar, originándose el escenario para las grandes batallas con nuestra mente, la cual muchas veces nos parece que nunca saldremos triunfadores, pero es posible hacer el tránsito de lo que nos molesta y no nos deja avanzar hacia lo que nos tranquiliza y nos permite ser una persona diferente con otras actitudes ante la vida.


Preparémonos para transitar por el camino que nos lleve:


* Del parecer al ser


* De la pobreza a la riqueza por la vía de la honestidad


* De la pobreza a la riqueza de espiritu


* De un proyecto de vida a un ideal de vida


Entre otras opciones importantes para tener una existencia feliz y cargada de recompensas por habernos atrevido a querer cambiar cosas de nuestra de vida, que no eran de nuestro agrado, ni tampoco lo eran del agrado de los seres humanos que nos rodean.

sábado, 30 de abril de 2011

Los verbos en acción, cambiar para poder crecer: primera parte



Una de las lenguas más rica es la castellana, son tantos los sinónimos, antónimos, formas verbales y otros recursos mediante los cuales podemos comunicarnos que definitivamente hacer una lista sería muy larga.


Los escritores profesionales disponen de infinidad de recursos y crean otros, enriqueciéndo con ellos nuestro idioma. Miguel de Cervantes y Saavedra fue si no el más grande enriquecededor de la lengua, podemos afirmar que fue uno de los principales. ¿Por qué abordar este tema desde la perspectiva del crecimiento humano?.


Aunque parezca que nos expresamos en términos muy absolutos, pero el camino es muy cerrado cuando nos referimos al papel que juega la comunicación y la forma de usarla como el principal recurso para el crecimiento humano, bastaría pensar por un momento cuántas cosas podemos lograr, cuántas desgracias podemos evitar utilizando una buena comunicación.



Es un lenguaje tan rico que hasta el doble sentido, especialmente del dominicano constituye un aporte a esa riqueza, porque para llegar a este hay que pensar y por supuesto que ahí entran otros otros aspectos, no menos intersantes.



Todas las formas verbales son importantes y en determinado momento y circunstancias juegan su papel, pero la combinación verbal cambiar para crecer, deberíamos covertirla en la brújula de nuestra vida si realmente entendemos el crecimiento no necesariamente económico como una de las esencias de nuestra existencia.


Cambiar y crecer también deberían ser las bases sobre la que descansen nuestra relaciones con los demás, en nuestro trabajo, en el área de los negocios para aquellos que se dedican a esas actividades, hay una expresión que utilizan mucho los mercadólogos para referirse al crecimiento de las empresas que dice: cambiar o morir o sin cambios no hay crecimiento, esa misma expresión debemos apliacr en nuestro quehacer diario.



Estos son tiempos de cambios muy rápidos, donde no hay nada seguro, la tecnología crece a un ritmo muy acelerado, la cual es imposible que podamos alcanzar, ella avanza a la velocidad de la luz y el ser humano a la velocidad del sonido, definitivamente no hay medio que nos pueda llevar parejo con esos avances científicos y tecnológicos. Todo parece indicar que lo único seguro y permanente es el cambio mismo y el que no esté dispuesto a cambiar para seguir creciendo que se preparare para morir en vida.



Todos los cambios que deseemos introducir en nuestra vida deben ser para nuestro crecimiento, para mantenernos en positivo y tener los mejores pensamientos, siempre recordar que nuestros pensamientos son pura energía y cuando a esos pensamientos le ponemos acción deben ser para alcanzar aquello que nos haga mejores personas que nos traigan riqueza espiritual y material, porque desear ser rico no es malo, todo depende del camino que se tome para lograr la fortuna.



¿Por qué hay tanta resistencia al cambio? aunque nos vamos a referir a este aspecto en la segunda parte de este trabajo, pero para muchos resulta muy difícil salir de su famosa zona de confort, reconocen que los cambios traen progreso en el ser humano, pero no quieren hacer nada para buscar su crecimiento y definitivamente este no entra por ósmosis, hay que quererlo, desearlo y reconocer que lo necesitamos.



Aprender, crecer y cambiar debe constituirse en la única carretera que debemos transitar en nuestra vida

viernes, 15 de abril de 2011

Viajando hacia nuestro interior, tercera parte


Démosle el mejor uso a la energía que hemos recibido de la vida o del Ser Supremo. Si usted es una persona creyente, ese recurso tan vital no lo hemos recibido para darle mal uso, tan pronto entendemos que somos seres energéticos y que nuestro ideal de vida debe estar en los mejores estados vibracionales, empezamos a allanar el camino para tener un lindo viaje hacia nuestro interior.

Nosotros somos una mezcla de muchas energías diferentes y tenemos, algunas de ellas de muy mala calidad que son aquellas que si nos descuidamos nos llevan a las malas acciones que frenan nuestro crecimiento y que controlarlas mentalmente resultan muy difíciles si no nos adentramos en un proceso de meditación.


Cada pensamiento es en sí mismo una energía que descargamos y que si le damos mal uso estamos desperdiciando la vida, porque la energía es vida, somos nosotros los que debemos comandarla y hacer el mejor uso de ella; un mal pensamiento puede llevar a una mala acción con la que podemos lesionarnos a nosotros mismos y por supuesto a otras personas.


El mejor mecanismo para controlar la energía radica en el uso de la meditación; mediante esta técnica podemos controlar la mente y con ella controlar los procesos energéticos para ponerlos siempre de nuestro lado. Cuando entendamos que la mente es un gran campo de batalla con la cual hay que luchar de manera permanente para ir poco a poco ganándole terreno, nos damos cuenta que los dos aspectos tratados en la primera y segunda parte de este trabajo, el ego y no cargar con la vida ajena desaparecen, convirtiédonos en personas con sentido claro de nuestra existencia y nos acecamos a nuestra verdadera esencia del ser.


Otros de los grandes beneficios de controlar los procesos mentales a través del control de la energía consiste en que nos convertimos en personas con pensamientos positivos, derivándose de esa manera de pensar tres beneficios importantes, los cuales citamos a continuación:


* El que piensa en positivo alcanza a ver lo invisible, por la claridad mental que le proporciona esa manera de ver la vida


* Siente lo intangible, la presencia permanente del Ser Supremo


* Alcanza lo imposible, porque permite sacar todo lo bueno que tenemos dentro, liderazgo, sabiduría, bondad y especialmente encender nuestra poderosa llama interior. Esa energía incontrolada no nos deja ver que estamos llenos de luz y de grandes virtudes que lo único que debemos es tomar el camino recomendado por los Maestros y convertirnos en lo que verdaderamente somos, SERES DE LUZ.


domingo, 10 de abril de 2011

Viajando hacia nuestro interior: segunda parte


En la primera parte de este trabajo abordamos el problema del ego, el cual definitivamente nunca será un problema terminado y resuelto de manera definitiva porque estamos muy expuestos a los embates de la sociedad y si no tenemos una mente fuerte, fácilmente somos arrastrados por esas influencias.

Si la vida nos brinda la oportunidad de ganar la lotería y el ego no es bien manejado y se le mantiene domado, se experimentan cambios que pueden ser muy dañinos, porque tener dinero no es malo pero tenemos que saber como manejarnos y como manejar las relaciones con los demás cuando el dinero fluye y no se está listo para saberse manejar en esa nueva situación.


Cuando se está en alguna posición y ese ego no se controla hasta los familiares más cercanos tienen que pedir citas para conversar con el esclavo del ego. Conocí una persona que hasta su propia esposa para llamarlo tenía que incluir su título universitario.


También, son muchos los casos cuando el hombre adquiere algún ascenso social o económico, encuentra que su compañera que estuvo con él luchando hombro con hombro, hoy no la considera digna y la menosprecia, he ahí una gran evidencia del trabajo del ego.


Ciertamente, como escribiera el Maestro Swami Gurú Devanand Saraswati Ji Maharaj, nacimos para triunfar y ser felices, cuando te llenas de paz y armonía y seguridad en uno mismo, fuerza de voluntad y vocación de servicio, se va perdiendo el espacio del ego, empieza a reconocer todo lo bueno que hay en tu interior y se enciende la poderosa llama que hay dentro de cada uno de nosotros, la realidad se nos muestra tal como es, no como nosotros queremos que sea.


Otro aspecto importante del que debemos liberarnos para llevar menos equipaje en nuestro largo viaje hacia la verdadera esencia de nuestro ser es la de no hablar mal de otras personas, los principios socráticos son muy valiosos para esas situaciones, que resultan muy desagradables; esos principios son muy conocidos, pero siempre vale la pena recordarlos y tenerlos presentes para no caer en la trampa de hablar mal de otra persona, esos principios están fundamentados en:


La verdad: si es verdad, puedo escucharlo


La bondad: Si es bueno, también puedo prestar mis oídos para escucharlo


No hace daño a nadie: Si lo que se quiere decir es verdad, es bueno y no hace daño a nadie, entonces podemos decir que pasó la prueba de los principios socráticos.


Asumir estos principios como una guía de vida es saludable, constituyen una medicina preventiva para las enfermedades del alma y a la larga para las enfermedades corporales. Quien no habla mal de otras personas nunca oscurece su corazón y siempre se mantiene en el camino para alcanzar la gloria del Ser Supremo.


En la tercera parte nos referiremos a otros aspectos importantes que nos ayudarán a transitar el camino hacia una paz permanente y una vida tranquila y productiva.

domingo, 20 de marzo de 2011

Viajando a nuestro interior: primera parte


Nuestro interior, es una expresión muy utilizada y recomendada por muchos para referirse a la paz, a la belleza, a los problemas y a todas aquellos aspectos de la vida para los que no se tiene una explicación clara, por la profundidad que tienen o aparentan tener. Una pregunta obligada sería ¿Dónde podemos encontrar nuestro interior? algunas cosas importantísimas, las cuales le dan el verdadero sentido a la vida no sabemos donde están; citamos como ejemplo el amor: siempre se nos ha dicho que está en nuestro corazón pero el mejor cirujano cardiovascular no lo podrá encontrar porque es algo que pertenece a lo divino y que solamente con una buena relación con el Ser Supremo podemos llegar a encontrarlo y comprender su verdadero significado.


Algo similar pasa con nuestro interior, al cual resulta verdaderamente difícil de llegar; haría falta introducir muchos cambios importantes en nuestra vida para llegar a ese lugar tan especial y sobretodo estar preparado para librar una batalla permanente con nuestra mente. Son muchos los obstáculos que hay que vencer para recorrer el largo camino que nos llevaría a nuestro interior, si es que se tiene la persistencia para recorrerlo; veamos algunos de esos obstáculos, que no son los mayores que hay que enfrentar:


1. Conocerse a sí mismo sin compararse con los demás

2. Introducir cambios importantes en su vida, especialmente en hábitos y costumbres con las que estamos en desacuerdo

3. Desear ser feliz y tratar de hacer feliz a todos los que nos rodean

4. Entender nuestro papel en el mundo, teniendo la claridad necesaria de cual es nuestra responsabilidad, a qué hemos venido a este plano, porqué el Señor no puso aquí y ahora

5. Colocar el sacrificio por encima del placer

6. Llevar una vida austera y disfrutar plenamente de ella por encima del dispendio que se ha ido imponiendo en esta sociedad de hoy.


Estos son algunos aspectos que deben ser tomados en cuenta como parte de esa preparación inicial que nos llevaría a nuestro interior a encontrarnos con nuestra alma.


A lo largo del camino hay que vencer obstáculos muy poderosos si los comparamos con los propuestos anteriormente, veamos los siguientes: El ego: El ego es lo opuesto a la verdadera esencia del ser, corresponde a la trampa creada por la sociedad, en la cual se nos va moldeando y terminamos creyéndo cuantas sandeces nos dicen, por ejemplo que inteligente eres, todo cuanto te pones te queda bien y cuantas cosas más. Especialmente si eres un político que te desempeñas en alguna posición gubermental, ese ego se infla y si se combina con algunos de naturaleza intelectual, el asunto se vuelve aún más complicado, porque no hay forma de desinflar el ego creado.

Esos falsos elogios van minando la verdadera esencia del ser, se va perdiendo la autenticidad, se distorsiona el horizonte y el camino de la verdad y por supuesto también el camino que conduce a la humildad. Por ejemplo los niños nacen sin ego, no tienen sentido del yo, este es impuesto por la sociedad y muchas veces alimentado por la propia familia y los que le rodean, que lo van llenando, se lo van creyendo y terminan con el más alto nivel de ego pero sin la autenticidad del ser. ¿A quién le hace daño el ego?

No hay nada ni nadie que pueda salir beneficiado del ego, bastaría con mencionar que es el causante de todos los conflictos, guerras entre países, pleito entre personas, celos entre parejas y entre amigos, rupturas de sociedades comerciales, miedo y depresión, sólo por mencionar unas cuantas.

Consideramos como uno de los grandes obstáculos que se interponen en nuestro largo viaje hacia nuestro interior. Continuaremos presentando otros de los grandes escollos que frenan nuestra evolución espiritual.

jueves, 10 de marzo de 2011

En la vida fácil no hay aprendizaje


En cualquier aspecto de la vida en que deseáramos tener algun avance significativo debemos sacar un aprendizaje y si no es así nuestra vida sería bastante irresoluta, por supuesto que ese aprendizaje está relacionado con la capacidad que desarrollemos para resolver todos y cada uno de los problemas que se van presentando.

Podríamos enunciar como una ley de que no hay aprendizaje sin sacrificio, los problemas son la materia prima para el crecimiento y desarrollo del ser humano y si esto no se acepta como parte esencial en la vida entonces que nadie pretenda que alcanzar nada importante en la vida, desde levantar una familia, formarse profesionalmente o simplemente ser un ciudadano o ciudadana apegado a las normas del buen vivir, la sana convivencia y el respeto a las reglas establecidas por la sociedad.

Si examinamos la vida que han llevado los grandes hombres y mujeres que se han destacado por sus aportes a la sociedad, todos sin excepción han tenido que hacer un largo, pero muy largo sacrificio para ver realizados sus sueños. Muchos no pudieron verlo hecho realidad, son muchos los casos que podemos poner como ejemplo.

Hoy al Religioso Gregorio Mendel se le considera el padre de la genética moderna, aproximadamente 150 años después de su muerte, pero su entrega y sacrificio durante muchos años para llegar a la formulación de las leyes de herencia sentaron las bases de la genética moderna.

Hoy estamos viviendo tiempos difíciles, porque se quieren logros rápidos y muchos, los docentes que trabajamos en áreas de matemática y ciencia no la estamos pasando bien. Cuando abordamos un tema la pregunta obligada es: ¿con qué formula lo resuelvo?, porque no se quiere ni tomarse la molestia de ir a nutrirse a las diferentes fuentes bibliográficas, porque se considera que hay que pensar mucho.

Sin darnos cuenta estamos matando muchas cosas, entre ellas citamos..

* El crecimiento y desarrollo humano

* El desarrollo sostenido de la sociedad y sus instituciones

* La independencia económica del país como el gran conglomerado de las familias

Podríamos hacer una lista interminable de las cosas que estamos matando o castrando por no reconocer que los problemas son la materia prima más importante para el crecimiento y desarrollo de un individuo mentalmente sano y con actitudes positivas ante la vida.

sábado, 12 de febrero de 2011

El buen uso de la energía mental


La forma como controlamos nuestra energía mental, en gran medida determina la calidad de nuestros pensamientos, nuestras acciones y nuestra calidad de vida. Cuando trabajamos desde nuestro interior, donde se encuentra nuestra gran casa, comenzamos a poner las cosas en orden, empezando por domar ese potro lobo que todos llevamos dentro y que para muchos les resulta indomable, pero no lo es, si así nos lo proponemos.

Una firme voluntad de cambiar termina domando ese potro lobo, ¿es fácil conseguirlo? la respuesta es negativa, hay que trabajar muy duro en ese gran campo de batalla que se llama la mente, de ahí el título de este trabajo. Si tomamos la firme decisión de producir cambios importantes en nuestra vida, hay que tomar el camino de disciplinar la mente. Sólo hay un camino confiable y altamente efectivo, la meditación.


Esta técnica te abre las puertas para alcanzar la buena energía, los mejores estados vibracionales y también nos abre el espacio para el amor, la paz interior y la verdadera felicidad.


El ser humano desperdicia mucha energía, la cual bien controlada y administrada haría de cada uno de nosotros personas con una actitud ante la vida más positiva y una claridad mental que nos permita encontrar la solución a los problemas que muchas veces llegan a arroparnos con todas las consecuencias que esto implica en términos de salud física y metal.


Desde hace algún tiempo estoy trabajando de manera sistemática y disciplinada con la técnica de la meditación, obteniendo unos resultados que no me dejan dudas acerca de su efectividad, especialmente para mi que soy un cuestinador permanente y que creía que todo debía ser explicado mediante números y las leyes que la ciencia ha descubierto y puesto en nuestras manos, pero los resultados obtenidos hasta el momento rompen todas esas reglas y son un verdadero desafío al intelecto.


Por algo escribió Albert Einstein la hermosa frase: Encontramos a Dios detrás de cada puerta que la ciencia logra abrir. Este es otro de los grandes beneficios de la meditación, confiar en el Ser Supremo como hacedor de todo lo creado.


Hay algunas reglas que podrían ser gran ayuda para empezar a disciplinar el pensamiento dirigiendo esa poderosa energía mental por mejores caminos, veamos algunas:


1. No emplear energía para compremeter los sentidos en cuestiones intrascendentes


2. No utilizar nuestra energía para hablar mal de otras personas


3. Nunca considerar que podemos hacer mejor cualquier actividad que otras personas están haciendo


4. Nunca quitarle energía al tiempo presente para recrear un pasado de no gratos recuerdos, es mentalmente más saludable vivir el tiempo presente, ese es el verdadero regalo


5. Empleamos más energía para hablar que para escuchar, ahorremos energía


6. Se gasta más energía luchando para PARECER, que para SER, el parecer es un maquillaje y el ser representa nuestra verdadera esencia.


7. Los pensamientos estables y positivos emiten vibraciones de altísima calidad hacia el mundo que nos rodea, aunque nosotros mismos no lo percibimos, pero los demás lo notan.


Sería de gran ayuda para el que lo desee, aunque fuera de manera gradual aplicar estas reglas y en poco tiempo comprobará la efectividad de las mismas.


La buena energía mental produce buenas acciones en nuestra vida y en los demás que nos rodean.


sábado, 15 de enero de 2011

Cambiando nosotros, cambiamos la sociedad


Si preguntáramos a muchas personas medianamente racionales si están conformes por el camino que va la sociedad, lo más probable es que recibamos una respuesta negativa, pero si hacemos la misma pregunta a otros niveles la respuesta no se haría esperar, sería aproximadamante igual. Talvez tengamos que concluir que el ser humano es inconforme por naturaleza o que realmente la sociedad necesita un cambio.

Es muy difícil que el ser humano quiera abandonar la posición de comodidad para introducir cambios importantes en su vida. Hay una hermosa frase atribuida a Albert Einstein que dice: Si quieres resultados diferentes, tienes que hacer cosas diferentes. Es ahí donde está el meollo del asunto, queremos tener resultados diferentes pero nos dejamos arrastrar por la rutina y por supuesto por las peores influencias con que somos bombardeados por la sociedad, la cual también nos alimenta a través de nuestros sentidos. Alguien con mucha propiedad escribió que la genética pone el proyectil y la sociedad lo dispara. Esos disparos van impactando en diferentes blancos y así se van construyendo cada uno de los patrones con los que nos mostramos en la vida, muchos de los cuales son deformadores y alienantes, de ahí que se constituyan en una veradadera retranca para el desarrollo personal y por ende para la sociedad.


Cuando comienzan a generarse cambios en nosotros por pequeños que estos sean, los mismos se van reflejando en la sociedad, porque esos cambios ocurren cuando activamos nuestra poderosa fuerza interna, la cual muchas veces subestimamos frente a la fuerza externa la cual erroneamente se le considera muy poderosa, nada más falso que esa creencia.


Es más cómodo vivir en el nido que salir a volar, es más cómodo vivir con la familia que independizarse, estos ejemplos nos reflejan que nuestros pensamientos habituales nos van colocando en esa zona de confort y nos adaptamos, perdiendo la perspectiva de cual es nuestra misión en la vida y como consecuencia de ello vamos perdiendo una serie de valores y atributos los cuales se convertirían en elementos transformadores de la sociedad, entre ellos citamos:


1. Nuestra identidad como persona y hasta como nación


2. La naturaleza ilimitada de nuestros pensamientos y sentimientos


3. La libertad de nuestro espíritu, de ahí que muchos seres humanos se vuelven tan fácilmente manipulables por políticos y promotores de diferentes productos


4. La belleza y la verdadera esencia de nuestro ser espiritual


Un ser consciente generalmente es un ser de paz que no tiene grandes conflictos con su mundo interior y que tiene la capacidad de discernir y poner en un momento dado los sentidos bajo su propia influencia y no bajo los dictámenes de las influencias externas. Cuando seamos capaces de tener control sobre ellos y algunos desenfrenos de la mente, podremos contribuir a cambiar la sociedad. Con una persona que haga eso, cambia su casa, con unos cuantos que lo hagan, cambian su entorno y con un gran conglomerado que lo haga tendremos cambios positivos en la sociedad.



domingo, 2 de enero de 2011

Año nuevo: esperanzas y frustraciones


Al iniciar un nuevo año siempre nos cargamos de esperanzas, hacemos planes muy concretos que muchas veces se quedan en papeles o en nuestros pensamientos, y se van acumulando como deseos insatisfechos, quizás porque nos planteamos metas en las cuales no analizamos todas las variables que están envueltas, donde algunas de esas variables no podemos controlar.

Otras veces, la falta de persistencia no nos conduce a la meta. Otro de los aspectos más negativos es la prisa, la cual está haciendo estragos. En mi tiempo de adolescente escuchaba a personas muy exitosas decir, que para alcanzar el primer millón había trabajar con éxito un promedio de veinte años, ahora las cosas son diferentes, en ese tiempo desarrollando un negocio se quieren acumular veinte millones, o sea un millón por año lo cual es muy difícil que se pueda obtener en negocios lícitos. Hemos querido poner un ejemplo tomando como referencia el dinero porque es en lo que la mayoría de las personas fija sus metas.


Si la meta fijada es el conocimiento de alguna área de especialización, generalmente recibimos la inspiración de alguien a quien admiramos o entendemos que ahí se gana dinero y prestigio, pero eso también es cuestión de tiempo. Cuántos años le tomó por ejemplo, a un médico hacer una especialidad, posicionarse en la consulta o en la cátedra universitaria. También llegar donde ha llegado fue cuestión de tiempo; esa es la principal de las variables que deben ser controladas, pero que la desesperación no deja que se cumpla la ley del proceso que definitivamente toda meta u objetivo planteado tiene que cumplir. Cuando nos damos la oportunidad de que la cosas cumplan con esa ley, sin parar de trabajar, entonces tendremos menos frustraciones y nuestra vida será más feliz.


Cuando nos proponemos una meta y trabajamos para ella respetando el tiempo de cada uno de los procesos los resultados van a llegar si es que nos pertenecen. La sabiduría popular nos ha enseñado que cuando algo te pertenece te llegará sin arrugas, en otras palabras te llegará derecho.

Algunas cosas que siempre que nos fijemos metas debemos tomar en cuenta:

1. Fijarse metas alcanzables

2. Nunca fijarse metas en función de logros obtenidos por otros

3. Clasifica tus metas, corto, mediano y largo plazo

4. Escribe tus metas y traza una línea de acción que te lleve a cumplirlas

5. Nunca compromerterse si de antemano sabemos que no podremos alcanzarla

6. No olvidar que el responsable de alcanzar esas metas es el que se las ha propuesto y nadie más

Seguir algunas de estas sugerencias ayudarían mantenernos durante el año cargado de esperanzas y sin mucho espacio para las frustraciones.

Felicidades en el 2011 para todos aquellos lectores y lectoras que nos privilegian leyendo lo que escribimos